15 de Julio de 2022 - 20:25

La Aduana investiga a las importadoras de electrónica Jukebox y Ceven por sobrefacturación para la fuga de dólares

Las dos firmas de importación de electrónica serían caso testigo de una maniobra que le costó cientos o miles de millones de dólares al Estado Nacional. La Dirección Nacional de Aduanas, conducida por Guillermo Michel, analiza un mecanismo de triangulación entre China, Estados Unidos y la Argentina, cuyo objetivo era fugar dólares al país norteamericano mediante la sobrefacturación de importaciones. 

A cada persona que recibe, el nuevo director de Aduanas, Guillermo Michel, le recita una pregunta retórica y una frase popular: "¿Sabés lo que me encontré cuando llegué acá?" y "tierra arrasada". Gran parte de ello es la sobrefacturación de importaciones de productos electrónicos con el objetivo de fugar dólares del país. En este momento, la Aduana investiga por ello a dos firmas radicadas en el Distrito Tecnológico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Jukebox y Ceven S.A. Las pérdidas para el Estado Nacional se miden en cientos o miles de millones de pesos.

La primera de estas firmas fue apuntada por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) como exportadora e importadora de bienes en función de los volúmenes operados, a través de la Comunicación C89476, de marzo del 2021. A través de la misma, la entidad rectora del sistema financiero intentó controlar la entrada y salida de dólares del país, aunque sin mucho éxito. Para medir la importancia de Jukebox, en la misma norma se menciona a YPF, Acindar, Aceitera General Deheza, Mercedes Benz, Aluar o Atanor, entre otras firmas de primera línea.

En cuando a Ceven, su presidente es Marcelo Massarani y se propone en su página web como "unos de lo principales mayorista de productos informáticos y tecnológicos de Argentina". Su actividad es "la compra, venta, distribución, importación e industrialización de productos informáticos, de consumo electrónico, línea blanca y marrón". Al igual que Jukebox, tuvo un explosivo crecimiento económico durante los últimos años.

Según las investigaciones de Aduana, que probablemente terminen en causa judicial, el mecanismo de triangulación que utilizaban Jukebox y Ceven es el mismo. Primero compraban la mercadería en China; luego la enviaban hacia los Estados Unidos, se facturaba allí; y se pagaba con dólares al tipo de cambio oficial provenientes de la Argentina. De esta manera, los dólares que salían del país terminaban en la mayor economía del mundo, pero importando menos bienes de los que se declaraban. En síntesis, sobrefacturación para realizar fuga de capitales. 

Por un lado, Jukebox y Ceven son "leading case", es decir, no serían las únicas firmas que hacían uso y abuso de este sistema de triangulación. Pero además se trata de cientos o miles de millones de dólares en la maniobra, pues sólo en el caso de estas empresas, el período investigado va desde el 2020 hasta la actualidad. Michel cree que se trata sólo de la punta del iceberg, aunque en sí misma ya es grande. 

Comentarios